¿A qué apóstoles incluia la Doctrina de los Apóstolos?

A qué apóstoles incluia la Doctrina de los Apóstolos?

Según los teólogos de los siglos pasados, en las etapas rudimentarias de la Iglesia, y hasta hoy, los apóstoles que pudieran acreditar que fueron asignatarios o establecedores de tal doutrina detallada en el Nuevo Testamento, debían ser autores de alguna de sus epístolas. Pues bien, como autores encontramos a solamente Pablo, luego Santiago, Pedro, Juan y Judas. Cinco en total, entre los cuales tenemos a Pablo que no era de los Doce; y a Judas que no figura ni como apóstol y tampoco como anciano de la Iglesia como si aparece Santiago, su hermano. Y cuatro de los cinco, excluyendo a Pablo eran de los Doce, más uno que se volvió a su propio lugar, que fue el traidor Judas Izcariotes, la diferencia, como el grupo faltante seria de 7 apóstoles.

Esto debilita la regla, aunque existem otras reglas más bien correlacionadas a esta principal. La otra base implícita en el Nuevo Testamento seria el hecho de una costumbre judía de conformidad, concordancia e unanimidad en que se levantaban todas las autoridades del conjunto, y permaneciam en pie mientras uno de ellos hablaba. Así esta práctiva lee en Hechos 2. 14, cuando se dice que eran ellos Doce, probablemente incluyendo a Matias y no a Judas del anterior capítulo. Podríamos tomar este dato como confirmación de que donde estaba uno de los Doce estaban los once restantes, como la señal significaba. Por este argumento podríamos afirmar que la Doctrina de los Apóstoles” tiene la anuencia absoluta de los Doce en Hechos, sin Pablo, pero de inmediato, también en Hechos, com Pablo en lugar de Matias.

Entretanto, volviendo al primer argumento que consideramos el principal, los asignatarios de la Docttrina de los Apóstolos se reducen a los cinco ya mencionados, ¿pero entonces qué de Sóstenes en 1 Cor. 1. 1-3; Timoteo en 2 Cor. 1. 1-2; Fl. 1. 1-2; Cl. 1. 1-2; 1 Ts 1. 1 junto con Silvano; igual que en 2 Ts 1. 1, 2; Fm. 1. 1?

La mayoria de los eruditos porfiam em decir que tanto Timoteo, como Sóstenes y Silvano, no por estar juntos a Pablo en los saludos introductorios de sus cartas, por ello seriam co-autores de ellas ni mucho menos apóstoles.

Sostengo que, la expressión Doctrina de los Apóstoles, que dicho sea de paso, una única vez fue escrita en el Nuevo Testamento, que es Hechos 2. 42, no implica, necesariamente que sus asignatarios debían ser estrictamente apóstoles, por la siguiente razón:

Jesucristo menciona un montón de veces su apego, fidelidad, continuidad, empalme, igualdad, y principalmente su reproducción en vida, ejemplo y enseãnza fiel de lo oriundo de Su Padre. Por tanto, la Doctrina de Cristo es la misma Doctrina de Dios, o del Padre, consequentemente, a Doctrina de los Apóstolos es la misma Doctrina de Cristo. Para probarlo, aunque la primera es una cuestión de paternidad; la segunda una cuestión de obediencia del Hijo [Hb. 5. 8-10], y la tercera, una cuestión de continuidad en ambos conceptos, tenemos los siguientes textos:

  1. El mandato del Hijo: Mateo 28. 18-20;
  2. La declaración de su continuidad de Lucas en Hechos 1. 1;
  3. La declaración de posición de Lucas en Hechos 2. 14 y 42;
  4. La recomendación de Pablo a Timoteo en 1 Tm 6. 3-5 donde aparece la Doctrina de Cristo como “las sanas palabras de nuestro Senhor Jesucristo” y la Doctrina de los Apóstoles como “la doctrina que es conforme a la piedad”;
  5. La recomendación de Juan en 2 Juan 9.

Esto demostraria que no es lo principal que hayan tenido que ser estrictamente apóstoles los que establecieron la doctrina cristiana, sino “hombres fieles” [2 Tm 2. 2; ironicamente Pablo recomienda esto a Timoteo, que supuestamente no era apóstol].

A mi ver, si Timoteo, Sóstenes y Silvano firman con Pablo algunas de sus cartas, evidentemente, o eran apóstoles, o para tanto, no era necesario que fueran apóstolos, y en tal caso ellos también son firmantes de la Doctrina de los Apóstoles. ¿Cuál es el problema?

Lo que conocemos es que la Doctrina de los Apóstoles fue sellada, terminada y es perfecta en las Sagradas Escrituras, pero ahora preste atención a otro detalle relacionado y fundamental, el que desarrollaré en otros posts: El hilo generatriz de la Doctrina del Padre al Hijo es la obediencia del Hijo, y desde Jesús a los Apóstoles son Su vida obediente, sus obras en obediencia de hijo y su enseñanza en fidelidad de hijo a Padre; o sea, una cuestión de VIDA, GENÉTICA, FLUIR, e EJEMPLO en vida, obras y enseñanzas, y no meramente CONOCIMIENTOS o meros enunciados filosóficos. Por tanto, todos los que hacen de la Doctrina de los Apóstoles una lista interminable, complicada y costosa de enunciados filosóficos en forma de reglas, demandas sociales y conceptos ideológicos, están fuera de ella, por muy literalistas e escriturísticos que parezcan.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *